Con la llegada del calor y los planes al aire libre todos queremos sentirnos algo más ligeros. Las altas temperaturas hinchan nuestro cuerpo y este, que es sabio, hace que prefiramos alimentos para nuestra dieta más frescos y nos alejemos de los excesos de grasas y de las comidas pesadas. ¿Verdad que apetece más un tazón de gazpacho o unas rodajas de melón que un plato de lentejas cuando el termómetro supera los 30 grados?

Además, con las olas de calor recurrentes entre julio y agosto, los expertos recomiendan nutrirse con alimentos ricos en agua y bajos en sodio, para que nuestro cuerpo pueda resistir mejor los sofocos y no eleve su temperatura haciendo digestiones pesadas. No todos los alimentos valen para paliar el calor; hay que evitar los productos pesados -aunque muy nutritivos- como las legumbres o los lácteos grasos, que provocan que el cuerpo dirija buena parte del riego sanguíneo al estómago, con lo que la sangre circulará menos por el resto del cuerpo, refrigerándolo peor y haciendo que suba la temperatura corporal.

A continuación, te proponemos ocho alimentos diuréticos, sanos y fresquitos, que puedes incorporar en tu dieta diaria para sentirte mejor este verano:

  1. Pepino: Será el rey de tus ensaladas y sándwiches. Los pepinos tienen un alto contenido de agua y contienen ácido cafeico, un componente que ayuda a deshacerse de la retención de líquidos en nuestro cuerpo. También contiene ciertos nutrientes que ayudan a expulsar el ácido úrico del riñón, además de que es bajo en calorías, lo que lo convierte en una buena opción para aquellos que buscan perder peso.
  1. Arándanos: las gominolas naturales.

Los arándanos aportan nutrientes que refuerzan el sistema inmunitario y protegen la salud del corazón, el sistema digestivo y el cerebro. Estas pequeñas bayas están llenas de antioxidantes gracias a la acción combinada de sus ácidos y sus 15 antocianinas. También están repletos de vitaminas, especialmente de vitamina C y de varias vitaminas del grupo B, lo que los convierte en unas pequeñas y agradables píldoras de rejuvenecimiento. Además, son especialmente recomendables para las infecciones de orina y para mejorar la circulación sanguínea.

  1. Sandías: el mejor postre.

Es, por excelencia, la fruta del verano. Esta fruta redonda y de grandes dimensiones está compuesta por un 92% de agua y cargada de minerales. Refrescante, sabrosa y dulce, es una excelente forma de hidratarse en cualquier lugar. La sandía contiene vitaminas del grupo A, B, C. Mientras que entre sus minerales destaca el potasio, el magnesio, el manganeso, el hierro y el fósforo, que regulan el organismo y el sistema inmunológico Su composición hace que sea una fruta muy saciante y muy baja en calorías -100 gramos contienen apenas 30 calorías-, así que es un alimento perfecto para calmar el apetito.

  1. Apio: un aperitivo interesante.

Este vegetal genera amor y odio a partes iguales por su peculiar sabor. No obstante, es un alimento muy interesante y a tener en cuenta para combatir la retención de líquidos. El apio contiene cumarina, que ayuda a prevenir la presión arterial alta, así como a la limpieza del sistema al excretar toda el agua no deseada en forma de orina que se retiene en el cuerpo. Además, por sus minerales y antioxidantes facilita la digestión y alivia la hinchazón abdominal, ayudándonos a bajar esa barriguita tan antiestética.

  1. Jengibre: el complemento natural de moda.

El jengibre está al alza en nuestra alimentación gracias a las infusiones y a la gastronomía asiática. Como el apio, provoca el amor de unos y el odio de otros, pero es nutricionalmente muy adecuado para combatir la inflamación del cuerpo y las infecciones, como las de orina, tan recurrentes en verano por la humedad en las piscinas y otros espacios. El jengibre tiene concentrados infinidad de nutrientes y propiedades, lo que hace que con muy poca cantidad sea suficiente para notar sus beneficios. Una simple infusión ayuda naturalmente a la digestión y a eliminar todas las toxinas dañinas del cuerpo. Se cree por los estudios que es uno de los alimentos diuréticos más efectivos.

  1. Zanahorias: el bronceador natural.

Las zanahorias son una de las hortalizas preferidas para comer en verano, ya que, a parte de frescas, los betacarotenos ayudan a potenciar el bronceado. Las zanahorias son ricas en antioxidantes y vitaminas que facilitan la desintoxicación en el cuerpo, lo que a su vez ayuda al sistema a descargar todas las toxinas de los órganos. Las zanahorias también son un ingrediente esencial que fortalece la vista y llena nuestro cuerpo con vitaminas K y A. Rica en potasio y fósforo, es un excelente vigorizante para mentes cansadas y restauradora de nervios.

  1. Limón: el mejor refresco.

Esta fruta tan mediterránea es un refresco natural o un ingrediente muy apropiado para añadir a las bebidas. El limón ayuda a eliminar las bacterias, previene las infecciones del tracto urinario (UTI), disminuye la hinchazón y limpia el sistema por completo. El limón también tiene potasio, que contribuye a la inmunidad de nuestro cuerpo. ¡Y da un sabor genial a las verduras!

  1. Canela: el toque dulce.

Es una de las especias más populares, especialmente por su uso en repostería.

La canela tiene un compuesto llamado cromo mineral, que mantiene el apetito bajo control. Es un gran ingrediente para mejorar nuestra inmunidad y limpiar el sistema, con todos los minerales, vitaminas y vitaminas necesarios, un todo en uno. Juega un gran papel de desintoxicación del cuerpo y es un antinflamatorio natural. En algunas personas, tiene un efecto similar al de la cafeína, dándonos sensación de tener más energía.

¡¡Si Poco a poco vas incorporando estos alimentos a tu dieta, en pocos días te verás físicamente!  Menos hinchada y con mucha más energía para disfrutar del verano. ¿A qué esperas?

¡Suscríbete a nuestra news letter y no te pierdas ni un sólo truco y consejo de belleza!

Acepto las políticas de términos y condiciones