Masaje Heibe Rolle

Experimenta el inmeso poder relajante de un masaje con rodillo caliente

Masaje Heibe Rolle

El masaje con rodillo caliente (heibe rolle), es un masaje en el que utilizamos un rodillo caliente, lo cual proporciona calor húmedo, provocando así una mayor relajación tanto sensorial como de los tejidos, mejora de la circulación, alivio del dolor y problemas musculares.

 70€

Masaje Heibe Rolle 70€ Reservar citaRegalarComprar
Acuerdo para empresas Ir al la página
Acuerdo para empresas Ir al la página

Fototerapia

Todos nuestros tratamientos faciales terminan con fototerapia. Haz click para saber más.

¡No lo pienses más y pide información YA!

963 528 323
Llámanos ahora y nuestro equipo te atenderá inmediatamente para ayudarte.

Dermocosmética avanzada de Sesderma

Todos los productos que utilizamos son productos de dermocosmética, que además de dar un excelente resultado, cuidan tu piel

Para consultar cualquier posible contraindicación por favor no dude ponerse en contacto con nuestro personal especializado.

Productos Nanosomados

Todos nuestros productos son nanosomados. Haz click para saber más.

Tratamientos 100% efectivos

Nuestros centro está avalado por el prestigioso Dr. Serrano, fundador de Sesderma, cuyo prestigio y premios son reconocidos internacionalmente.

Llama y pregúntanos por los bonos para ahorrar y acuerdos para empresas

Si estás pensando en un tratamiento más prolongado, hemos pensado en tí: Pregúntanos por nuestros bonos.

Para consultar cualquier posible contraindicación por favor no dude ponerse en contacto con nuestro personal especializado.

Con HEIBE ROLLE se aplica calor húmedo a la vez que se aplica masaje. No se trata de un nuevo invento, es un proceso desarrollado en Alemania en los años 30. Permite dosificar tanto el nivel de calor como el nivel de presión que se efectúa en el masaje, todo depende de la tolerancia del paciente.

Su aplicación se realiza con unas toallas enrolladas, en las que se ha vertido agua hirviendo y han quedado empapadas y muy calientes. Así poco a poco se va masajeando y aplicando calor. Al principio siempre con toques suaves y cortos para que la piel vaya acostumbrándose al calor, poco a poco se verá que se puede aplicar más presión y durante más tiempo, el propio paciente nos puede ir indicando si está muy sensible.

Leer más

Las toallas van dejando ese calor en el cuerpo del paciente y se van enfriando. Entonces se van desenrollando y la nueva capa que aparece está nuevamente muy caliente, y así hasta desenrollar las dos toallas, habiendo cubierto todas las zonas del cuerpo deseadas. Normalmente, cuando se ha desenrollado la primera toalla, se cubre con ella toda la zona tratada y se deja un ratito con el calor que le queda masajeado y friccionando al mismo tiempo, obteniendo el paciente una sensación muy agradable. Este masaje genera una hiperemia en la piel que activa el sistema circulatorio y linfático. Se puede realizar sólo con agua o combinar con hierbas o aceites esenciales.

Se puede aplicar a casi cualquier parte del cuerpo, espalda, cuello, abdomen y extremidades. Es muy importante tener en cuenta los dermatomas para relacionar problemas y efectos reflejos.

Los efectos terapéuticos:
• Uno que nunca falla “Relajación”.
• Al aumentar el calor hay una mejor circulación y un gran aporte de oxigeno a la zona.
• Se activan los reflejos de la piel y de los músculos.
• Reduce el dolor.
Las indicaciones son muchas y muy variadas:
1. Lesiones musculares
2. Lesiones sistema locomotor o estructural: tendinitis, artrosis,
3. hipomovilidad articular
4. lumbalgia y ciática
5. Problemas de tipo nervioso o tensional: cefaleas, estrés, etc.
En cuanto a contraindicaciones, son básicamente las que puede tener un masaje normal, por ejemplo, dolor agudo en un órgano interno, trastornos circulatorios con varices, flebitis, fiebre, etc.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *