Masaje termal

Tu piel al tiempo que eliminas el estrés con nuestro exclusivo masaje termal

Masaje termal

Nuestro masaje termal es un tratamiento hidroterápico que se lleva a cabo en la Ducha Vichy, en el que múltiples duchas actuarán simultáneamente por todo tu cuerpo consiguiendo importantes beneficiosos y efectos terapéuticos según se la presión y temperatura aplicadas.

La combinación de la ducha Vichy con un masaje corporal y el uso de los aceites esenciales, nos ofrece una experiencia termal que potencia los beneficios terapéuticos de la Ducha Vichy.

 

60€

 

 

 

 

 

Masaje termal (45 minutos)60€Reservar citaRegalarComprar
Acuerdo para empresasIr al la página
Acuerdo para empresasIr al la página

¡No lo pienses más y pide información YA!

963 528 323
Llámanos ahora y nuestro equipo te atenderá inmediatamente para ayudarte.

Dermocosmética avanzada de Sesderma

Todos los productos que utilizamos son productos de dermocosmética, que además de dar un excelente resultado, cuidan tu piel

Para consultar cualquier posible contraindicación por favor no dude ponerse en contacto con nuestro personal especializado.

Tratamientos 100% efectivos

Nuestros centro está avalado por el prestigioso Dr. Serrano, fundador de Sesderma, cuyo prestigio y premios son reconocidos internacionalmente.

Llama y pregúntanos por los bonos para ahorrar y acuerdos para empresas

Si estás pensando en un tratamiento más prolongado, hemos pensado en tí: Pregúntanos por nuestros bonos.

Para consultar cualquier posible contraindicación por favor no dude ponerse en contacto con nuestro personal especializado.

Nuestro masaje termal es un tratamiento hidroterápico en el que múltiples duchas actuarán simultáneamente por todo tu cuerpo consiguiendo importantes y beneficiosos efectos terapéuticos según se varíen la presión y temperatura.

La combinación de la ducha Vichy con un masaje corporal y el uso de los aceites esenciales nos ofrece una experiencia termal que potencia los beneficios terapéuticos de la Ducha Vichy.

La ducha Vichy se basa en la idea de que el agua es imprescindible para nuestro cuerpo tanto por dentro como por fuera y esta técnica de tratamiento relajante consiste en la realización de un masaje general con aceites esenciales bajo una lluvia generada por un sistema de duchas.

Leer más

La ducha Vichy es un tratamiento hidroterápico consistente en la aplicación de múltiples duchas que actúan simultáneamente desde los pies a la cabeza con distintas finalidades según se varíen la presión y temperatura.

Es en la ciudad de Vichy, en el centro de Francia, famosa por su gran riqueza en aguas termales, donde hace ya más de 200 años se empezó a trabajar de forma combinada el masaje manual y la columna de ducha dispuesta de forma horizontal.

La ducha Vichy se utiliza para realizar esta función de activación o relajación del sistema nervioso según la temperatura utilizada para el tratamiento. Así, mientras la ducha fría, de 30-35ºC, produce un efecto revitalizante y tonificante, la ducha caliente, de 35-38ºC, tiene un efecto relajante del sistema nervioso y muscular.

Esta especie de gimnasia circulatoria, es muy beneficiosa para el organismo sano ya que acelera el recambio orgánico y favorece las secreciones en general. La hidroterapia puede aplicarse en formas de baños o duchas, pero la ducha es la mejor forma de hidroterapia ya que al renovarse sin cesar el agua que está en contacto con nuestro cuerpo provoca la renovación constante de los estímulos mecánicos y térmicos.

La ducha Vichy es beneficiosa para la salud de distintas formas:

-Como masaje termal reduce el estrés

-Hidrata y tonifica la piel

-Produce una relajación de los músculos

-Favorece la circulación sanguínea.

-Ayuda a combatir el reumatismo

-Tiene efecto relajante y sedante

Con HEIBE ROLLE se aplicar calor húmedo a la vez que se aplica masaje. No se trata de un nuevo invento, es un proceso desarrollado en Alemania en los años 30. Permite dosificar tanto el nivel de calor como el nivel de presión que se efectúa en el masaje, todo depende de la tolerancia del paciente.

Su aplicación se realiza con unas toallas enrolladas, en las que se ha vertido agua hirviendo y han quedado empapadas y muy calientes. Así poco a poco se va masajeando y aplicando calor. Al principio siempre con toques suaves y cortos para que la piel vaya acostumbrándose al calor, poco a poco se verá que se puede aplicar más presión y durante más tiempo, el propio paciente nos puede ir indicando si está muy sensible.

Leer más

Las toallas van dejando ese calor en el cuerpo del paciente y se van enfriando. Entonces se van desenrollando y la nueva capa que aparece está nuevamente muy caliente, y así hasta desenrollar las dos toallas, habiendo cubierto todas las zonas del cuerpo deseadas. Normalmente, cuando se ha desenrollado la primera toalla, se cubre con ella toda la zona tratada y se deja un ratito con el calor que le queda masajeado y friccionando al mismo tiempo, obteniendo el paciente una sensación muy agradable.

Cuando se termina con el rodillo caliente, se debe secar y dejar reposar al paciente unos minutitos, tapando con una toalla seca. A continuación se puede dar por terminada la sesión o si es necesario se puede aplicar un masaje normal, o un masaje con movilización articular que resultará mucho más efectivo que sin la aplicación del rodillo. Se puede realizar sólo con agua o combinar con hierbas o aceites esenciales.

Se puede aplicar a casi cualquier parte del cuerpo, espalda, cuello, abdomen y extremidades. Es muy importante tener en cuenta los dermatomas para relacionar problemas y efectos reflejos.

 

Los efectos terapéuticos:

  • Uno que nunca falla “Relajación”.
  • Al aumentar el calor hay una mejor circulación y un gran aporte de oxigeno a la zona.
  • Se activan los reflejos de la piel y de los músculos.
  • Reduce el dolor.

Las indicaciones son muchas y muy variadas:

  1. Lesiones musculares
  2. Lesiones sistema locomotor o estructural: tendinitis, artrosis,
  3. hipomovilidad articular
  4. lumbalgia y ciática
  5. Problemas de tipo nervioso o tensional: cefaleas, estrés, etc.

En cuanto a contraindicaciones, son básicamente las que puede tener un masaje normal, por ejemplo, dolor agudo en un órgano interno, trastornos circulatorios con varices, flebitis, fiebre, etc.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *