Si tras volver a tu rutina después de las vacaciones notas más pelos de los habituales en el peine o en la almohada… ¡Tranquila! En otoño, como los árboles, las personas también renovamos nuestras células. Y uno de los aspectos en los que es más llamativo es el cabello. El sol, el cloro, el salitre, algunos químicos del agua de las piscinas, el sudor o el estrés postvacacional contribuyen a acelerar la renovación capilar, en algunos casos por encima de su ritmo natural.

En el cabello todo influye: desde la alimentación a la situación hormonal, especialmente el estrés, hasta los factores externos como los que acabamos de comentar. Así, necesitarás combinar una serie de alimentos, hábitos y productos capilares para evitar tener lo que los americanos llaman un “bad hair day” eterno. A continuación, te dejamos una serie de trucos para que sepas cómo evitar la excesiva caída del cabello y luzcas tu mejor versión.

 

¿Cómo puedo evitar la caída de mi cabello?

 

Vigila los químicos en tus productos de higiene

Si bien lavar el cabello con regularidad es imprescindible para conservar un cuero cabelludo sano y oxigenado, hay que tener mucho cuidado con qué ponemos en nuestra cabeza. Es mejor optar por champús con ph neutro y libres de alcoholes, en la medida de lo posible. Al lavar, recuerda que las altas temperaturas contribuyen a la caída del cabello; mejor agua tibia y con masajes recurrentes para enjabonar. Si tienes dudas sobre cómo debes lavar tu cabello y qué productos son los mejores para ti, en el Salón de estilismo del Centro Wellness Doctor Serrano puedes consultar a los mejores profesionales o realizar un tratamiento específico.

Aporte de vitaminas

la vuelta a la rutina es ese punto de ‘reset’ ideal para dar una buena dosis de energía a tu cabello. Los dermatólogos recomiendan dar un extra de vitaminas un par de veces al año, así  ¿qué mejor que en otoño, cuando parece que más ha sufrido? Busca suplementos que contengan vitaminas del grupo B -se encuentran naturalmente presentes en las carnes y en los huevos, pero no se trata de aumentar en exceso su ingesta-. Las vitaminas B1 y B3 mejoran la circulación y el crecimiento del cabello, mientras que las las vitaminas B5, B6 y B12 previenen la caída del cabello. Como extra, las vitaminas A y C protegen el cabello de los factores externos como el sol, el salitre o los químicos. 

Alimentación equilibrada como remedio

Que somos lo que comemos es una lección que no deberíamos olvidar nunca. En el caso de la caída del cabello también hay que tener en cuenta los grupos de vitaminas y minerales más recomendables para evitarla en exceso. El salmón -por sus ácidos grasos-, el kiwi -por su alto contenido en vitamina C-, las avellanas -una fuente natural de vitamina B8- y las legumbres -ricas en ácido fólico y zinc para la regeneración celular- serán tus mejores aliados para fortalecer el cabello.

Si la cosa se pone seria… Champús de tratamiento

Si aún con todas estas recomendaciones no has logrado frenar la caída del cabello, es hora de aplicar soluciones dermoestéticas. En Sesderma disponemos de la línea Ses Kavel, especialmente pensada para resolver este problema. Ses Kavel está pensado para la Prevención y tratamiento de la caída del cabello y fortalecimiento de cabellos frágiles y débiles, para tratar la alopecia de cualquier tipo. Formulado con Artemisia abrotanum, planta originaria de la región meridional de Europa, se ha demostrado que fortalece los folículos pilosos y evita la caída del cabello. En la linea Ses Kavel puedes encontrar champús, ampollas y otras opciones de tratamiento de prevención y choque.

 

 

¡Suscríbete a nuestra news letter y no te pierdas ni un sólo truco y consejo de belleza!

Acepto las políticas de términos y condiciones